Bienvenid@, visitante! [ Registracion | Iniciar Sesionrss

Huancayo ciudad incontrastable

Huancayo ciudad incontrastable

La urbe de Huancayo se sitúa en la parte central del Perú, en plena cordillera de los Andes. La cordillera muestra, en esta parte, 3 sistemas bien distinguidos, una cordillera occidental, otra central y una oriental. La urbe se sitúa en la mitad de un val entre las cordilleras occidental y central. El río Mantaro, que nace en el Lago Junín y recorre múltiples cientos y cientos de quilómetros hasta el Departamento de Huancavelica, ha formado el Val del Mantaro, que se prolonga desde el norte de la urbe de Jauja hasta el distrito de Pucará con un largo aproximado de setenta quilómetros. Este val es considerado el más ancho del Perú y es uno de los de mayor producción agrícola del país.

Geopolíticamente se apunta que la localización de la urbe es una de las más convenientes considerando la extensión del país. No obstante, los accidentes geográficos hacen que las comunicaciones cara la zona sur del país no sean las mejores.
Huancayo (en quechua Wankayuq), fundada como Muy santa Trinidad de Huancayo el 1 de junio de mil quinientos setenta y dos, es la urbe más esencial de la sierra central del Perú y está ubicada al sur del Val del Mantaro. Es el distrito capital del departamento de Junín y de la provincia de Huancayo. La zona fue habitada por los huancas, quienes entonces formarían una parte del Reino Huanca.4​ Fueron anexionados al Imperio incaico, transformándose en un sitio con una convivencia de convulsión y opresión por la parte de los incas. El 1 de junio de mil quinientos setenta y dos, Huancayo fue fundada como “Pueblo de Indios” por don Jerónimo de Silva y avocada a la Muy santa Trinidad, tomando el nombre de “Muy santa Trinidad de Huancayo”. Es conocida por su apodo de Urbe Incontrastable, por su feria artesanal que se establece todos todos los domingos en la en el centro avenida Huancavélica, como por sus originales paisajes, su historia, y su artesanía.

HUANCAYO

HUANCAYO

La urbe de Huancayo, conforme el INE y también Informática es la sexta urbe y el área metropolitana más poblada del Perú, cobijaba en el año dos mil catorce una población de quinientos uno trescientos ochenta y cuatro habitantes.
La urbe núcleo de Huancayo está compuesta por los distritos metropolitanos de Huancayo, El Tambo y Chilca. Conforme el INE y también Informática es la sexta urbe más poblada del Perú y cobijaba en el año dos mil siete una población de trescientos treinta y seis mil trescientos cuarenta y nueve habitantes.5​No obstante, el Plan de Desarrollo Urbano dos mil seis de la Municipalidad Provincial de Huancayo reconoce que el área de aglomeración urbana morfológicamente se ha extendido hasta los distritos de Huancán, Pilcomayo, San Agustín y Sapallanga contando en suma más o menos cuatrocientos veinte habitantes proyectados para el 2012.6​
La voz wankayuq se compone de la raíz wanka (‘piedra’) y el sufijo derivativo -yuq (‘el que tiene’), morfema común en otras toponimias del Valle del Mantaro. En ese sentido, una traducción del nombre sería «El sitio de la piedra». Esta teoría se acompaña con una tradición oral de dicha urbe que señalaba que en la locación del presente Plaza Huamanmarca, existía en los comienzos de la población una piedra ovalada de notables dimensiones. Hoy en día no existe dicha roca ni rastros de su emplazamiento. Conforme otras teorías se asevera que el nombre originario de Huancayo era “Wuancamayo” por las 2 voces quechuas “wanka” (piedra) y “mayu” (río).
En el pasado, la zona se hallaba habitada por la nación Wanka cara el mil doscientos a. de C. más o menos, quienes tuvieron fama de aguerridos y también indómitos guerreros. Su actividad primordial era la agricultura.

huancayo ciudad incontrastable

huancayo ciudad incontrastable

Los Wankas eran una nación cuya antigüedad se ignora. Se desarrolló en el Val del Mantaro en la zona centro y sur, de manera especial al lado derecho del río Mantaro, cara la zona de nordoeste situando en Ahuac, Huachac y otros pueblos, donde se halla el centro poblado y fortaleza Wanka todavía existente en la cima del cerro Watury. Tras las guerras, opresión y también invasión de otros pueblos empieza el aislamiento y el desarrollo de estos en el val cuyos restos todavía quedan como los situados en las localidades de Cotocoto (actual distrito de Chilca) y Ocopilla (actual zona este del distrito de Huancayo). Fue la Cultura Wari, quienes empezaron la invasión cuyo centro primordial se sitúa en lo que es el día de hoy el departamento de Ayacucho) la primera que, cara el siglo VI empezó su expansión cara el norte. Los pueblos de la Zona centro del Val wanka formaron una parte de lo que se conoció como Imperio Wari. De esa temporada son los restos del poblado de Huari de Huarivilca. La caída de este imperio fue seguida del surgimiento de otra cultura, la Cultura Inca. Cara mil cuatrocientos sesenta, bajo el orden del Inca Pachacútec, los Incas tomaron control de la zona y territorio la que anexionaron solo en parte a su imperio, puesto que el medio estratégico para abrir nuevas sendas de comercio era el traslado de otros pueblos alrededores al Val del Mantaro para abrir coaliciones y el camino real para la movilización y abastecimiento del ejército imperial.

La naturaleza de los wankas y su resistencia, como la política de culturización de los incas (basada en la introducción de su religión y de su idioma) ocasionó que en esta zona no se diese una convivencia pacífica sino más bien sea una zona de incesante convulsión y opresión por la parte de los cusqueños, cierta crónica trata de una derrota de una resistencia de los Wankas del centro, a los que el Inca ordeno a más de seiscientos guerreros Wankas la mutilación de los brazos en señal de dominio, no obstante pese a la resistencia de la fortaleza de Watury, el val fue aprovechado por su fecundidad y esta zona fue usada como uno de los pasos primordiales del camino inca que se dirigía al norte cara las urbes de Cajamarca y Quito.

La tradición oral apunta que existía un Tambo Inca (posada en el recorrido del Camino Real de los Incas), situada a una jornada del camino de Jauja al sur. En frente de dicho tambo existía un peñón de forma ovalada de notables dimensiones utilizada como adoratorio. En tal localidad se empleaban las aguas del presente Río Florido que desemboca en el río Mantaro.

Anuncia Gratis

Suscribete!